Inicio Cultura Una mirada al país de Trujillo, en las fotos del Archivo Conrado...

Una mirada al país de Trujillo, en las fotos del Archivo Conrado que se muestran en La Mar de Músicas












Fueron muchas las dificultades que enfrentaron miles de refugiados europeos –una gran mayoría española– para alcanzar tierra dominicana entre el 1938 y 1943, huyendo de las persecuciones desatadas en Europa, por las huestes de Hitler, Franco y Mussolini. El Dr.Kurt Schnitzer, emigrante austriaco judío, llegó en 1938 a Santo Domingo –Ciudad Trujillo, en ese momento-, acompañado de una cámara fotográfica. Algunas de las instantáneas que hizo, reflejo de una época, se pueden ver la sala Muralla Carlos III, dentro del festival La Mar de Músicas. 

Ciudad Trujillo era en esa época una antigua colonia española enraizada en el casco antiguo de su zona amurallada; algunos barriadas periféricas con muchas de sus calles no pavimentadas, carente de alumbrado público, pensiones edulcoradas como  pequeños comercios, tenderetes y bares de mala muerte. 

Una ciudad caribeña con escasos habitantes -que en su gran mayoría, se concentraban los fines de semanas en el parque Colón, para oír las piezas musicales tocadas por una desentonada banda de música, o asistir a los escasos cines que existían para ese tiempo. 

Schnitzer, un judío exiliado, nació en Viena en 1908. Emigró con su esposa a la República Dominicana para escapar de la persecución de los nazi. Conrado obtuvo un doctorado en medicina en la Universidad de Viena, pero a su llegada a la República Dominicana, fue imposible para él, ejercer la profesión por la barrera del idioma – un evento que lo llevó a buscar la fotografía, entonces sólo una pasión, como una profesión.

Durante este tiempo, los fotógrafos desarrollaban sus propias imágenes mediante un proceso químico – lo cula fácilmente podría llegar a errores de desarrollo. De acuerdo con las cuentas de la AGN, Conrado, siendo médico, fue capaz de dominar el proceso de desarrollo de sus fotos, y esto no sólo ayudó en la calidad de reproducción, sino que también hizo posible que sus imágenes mantengan su buena calidad a lo largo de los años.

En esos cortos cuatro años, Conrado se convirtió en uno de los fotógrafos más popular en el país, por su versatilidad y capacidad de capturar la escena con su cámara Rolleircord de formato 6×6, una cámara réflex de lente doble producida por Franke y Heidecke (Rollei ) entre 1933 y 1976.

En 1944, Conrado emigró de nuevo, esta vez a Los Angeles, donde fue capaz de practicar la medicina y donde murió el 21 de septiembre 1972. Kurt Schnitzer, Conrado, ha sido descrito como “un excepcional testigo de toda una época”, y su obra está considerada por los historiadores como una importante ventana hacia el pasado.

Esta exposición que se ve en Cartagena es el resultado del trabajo de investigación que el fotógrafo cartagenero Juan Manuel Díaz Burgos realizó en la ciudad de Santo Domingo. En 2002 conoció la existencia de un fondo que alberga el Archivo General de la Nación. De allí rescata todos los negativos del austríaco Kurt Snhnitzer (a) “CONRADO” realiza desde 1.939 a 1.943. Año en el que abandona este país, cediendo todo este patrimonio fotográfico al (AGN).

Para esta labor Díaz Burgos visitó este país en varias ocasiones. Una vez realizada dicha selección, traslada los negativos a España, y en su laboratorio de Cartagena se encarga del positivado de toda la exposición, que una vez enmarcada, junto con los negativos originales, se envía a la Agencia Española de Cooperación Internacional, encargada de trasladar posteriormente todo este material al Centro Cultural de España en República Dominicana con el objetivo de ser expuesta.

Esta exposición fue inaugurada el 7 de diciembre de 2.004, y clausurada el 9 de febrero de 2.005.