Inicio Cultura Guitarricadelafuente llega a La Mar de Músicas con entradas agotadas

Guitarricadelafuente llega a La Mar de Músicas con entradas agotadas












Gran día en La Mar de Músicas para la renovación de la música popular. Y es que por el festival de Cartagena, pasará en su penúltimo día, uno de los grandes renovadores de la canción popular como es Guitarricadelfuente que lo hará ante un Auditorio Paco Martín lleno hasta la bandera, las entradas ya están agotadas. Pero además por el festival pasarán la joven canaria Valeria Castro, los mexicanos Daniel, me estás matando, la dominicana Rita Indiana y Filovento

Muchos son los elementos de Álvaro Lafuente que remiten a sus raíces, comenzando por el diminutivo de su nombre artístico, que fluye desde el pueblo aragonés de sus abuelos. O esa inseparable guitarra acústica que también le bautizó. Uno de los artistas más prometedores de la música española, en este 2022 publicará ‘La cantera’, su álbum de debut.

De la mano de Raül Refree han descubierto las enormes posibilidades de las canciones que exploran caminos distintos, pero que no pierden el vínculo con la tradición. Su música se rebela contra el encasillamiento. Se apoya en el folclore o en la poesía y escarba entre sonidos introspectivos. A los 24 años, este valenciano es uno de los músicos españoles independientes más escuchados, gracias a una mezcla única de influencias que pone sonido a “la España vacía”. Tiene universo sonoro propio, hecho de retales ibéricos, latinoamericanos y anglosajones y en el que caben el rock, el flamenco, el pop, los cantautores, la guajira o la rumba. Guitarricadelafuente es tanto la revelación, como el presente de la música española.

VALERIA CASTRO. PATIO ANTIGUO DEL CIM. 

“Cuando se unen talento y dulzura suceden cosas como ésta”. Alejandro Sanz publicó este mensaje en la red social Twitter en 2007 recomendando uno de los vídeos de versiones que Valeria Castro acostumbraba a colgar en Youtube. A partir de ese momento el algoritmo hizo viral el talento musical de esta canaria nacida hace 22 años en La Palma. Dándole el impulso para iniciar el camino que desembocó en su primer EP, titulado ‘Chiquita’. Un estreno que ha confirmado que su éxito va más allá de la red, catapultándola a ojos de la crítica y de la industria como una de las grandes promesas de la canción hispana.

En su favor tiene una voz sensible y frágil, propicia para el escalofrío, que da vida a letras cargadas de memoria y honestidad. Valeria Castro comenzó con cuatro años a estudiar en la Escuela insular de Música de La Palma y está a punto de licenciarse en Biotecnología, aunque tiene muy claro que su vida está sobre los escenarios. Pertenece a esa generación novísima familiarizada con la terminología del trap, los tanganas, el reguetón o el perreo, pero su voz, en abierto contraste, se alza sabia, enraizada y antigua, como si proviniera de una mujer mayor y tuviera el alma lacerada por los pesares de la vida. Y es que la música de esta canaria tiene canciones como ‘la corriente’, que quitan la pena y hacen que el cuerpo corra, y que el mundo vuela.

DANIEL, ME ESTÁS MATANDO. PLAZA AYUNTAMIENTO

Cuando parecía que ya todo estaba cantado en el bolero surgieron ellos para renovar el género. Los padres de esta nueva era son Daniel Zepeda (voz, batería y electrónica) e Iván De La Rioja (guitarra, voces, teclado). Juntos integran el singular dúo mexicano ‘Daniel, me estás matando’. Audacia, chispa y talento transgresor sobre el escenario para liderar esta nueva era: el boleroglam, como ellos mismos la han bautizado. En su último volumen, el segundo, de ‘Grandes éxitos del boleroglam’ aparecen las voces de Mon Laferte, Niño de Elche o El Caloncho. 

Aunque sus canciones también las han cantado sobre el escenario junto a Coque Malla, Valeria Castro o Rita Payes. Más de 1,3 millones de oyentes mensuales en la plataforma Spotify son la muestra de que el bolero vuelve a estar de moda gracias a la mirada contemporánea de ‘Daniel, me estás matando’, una formación para la que “el bolero es una caricatura exagerada del amor”. Así, reformulan el bolero canónico, con derivas hacia el chachachá, la ranchera o la cumbia, pero también aproximándose a la música lounge, el rock, el free jazz o el trip-hop.

RITA INDIANA, CASTILLO ÁRABE