Inicio Diario de Cartagena Comienza el trabajo de campo para el proyecto de retirada de fangos...

Comienza el trabajo de campo para el proyecto de retirada de fangos del Mar Menor












Especialistas de las empresas que redactarán el proyecto de retirada de fangos de las playas del Mar Menor de Cartagena han comenzado esta semana los trabajos de campo para delimitar los lugares concretos en los que van a realizarse las mediciones, estudios biológicos y análisis de sedimentos durante la primera fase de las cuatro fases del trabajo.

Los técnicos medirán los espesores de lodos y levantarán una cartografía actualizada sobre los perfiles actuales de las playas que el gobierno municipal quiere recuperar y según ha informado la alcaldesa, Noelia Arroyo, el plan de trabajo presentado por la consultora fija en diciembre el fin de la fase de trabajo de campo y estudios previos y el comienzo de la segunda fase de estudio de alternativas.

“Los equipos que trabajan en el estudio han empezado a reunir información sobre el terreno, hablarán con los especialistas locales y, con toda esa información, estudiarán todas las alternativas posibles para recuperar las playas y harán una propuesta concreta sobre el método o los métodos más adecuados para retirar los fangos y recuperar los perfiles de las playas. Según el plan trabajo, en el mes de febrero tendremos ya los proyectos piloto y en el mes de marzo ya tendremos el proyecto básico y el Estudio de Impacto Ambiental”, ha dicho Arroyo.

Una vez que esté aprobado el Estudio de Impacto Ambiental, la UTE deberá redactar el proyecto de ejecución y obtener las correspondientes autorizaciones ambientales.

La alcaldesa ha recordado que el objetivo del gobierno es eliminar las zonas de lodo generadas por la descomposición de algas y recuperar el perfil de la playas retirando los secos que interfieren en la dinámica marina y agravan el problema de los lodos.

La investigación y las propuestas serán desarrolladas por un equipo integrado por 11 especialistas que tienen formación en ciencias biológicas, ambientales y ciencias del Mar, además de Ingenieros de Caminos, Canales y Puertos pertenecientes a las empresas MCValnera y Tecnoambiente.

Estas firmas, unidas en UTE, ganaron el concurso para el contrato que el Ayuntamiento licitó con una subvención de 300.000 euros aportada por la Consejería de Medio Ambiente de la Comunidad Autónoma.

La alcaldesa ha destacado que el trabajo es “un reto técnico porque se va a actuar en un ecosistema muy delicado y por eso los primeros trabajos tendrán carácter experimental y se avanzará en función de los resultados”.