Inicio Diario de Cartagena La Plaza de Juan XXIII se renueva como un gran espacio diáfano...

La Plaza de Juan XXIII se renueva como un gran espacio diáfano con más zonas para el peatón













La plaza de Juan XXIII va a ser renovada mediante un proyecto de remodelación que generará una gran superficie diáfana que elimina la rotonda y los bordillos, abriendo más espacios para el peatón, manteniendo la comunicación rodada. El proyecto, aprobado ayer por la Junta de Gobierno, ha sido presentado este viernes, 18 de noviembre, por la alcaldesa, Noelia Arroyo y el jefe de Infraestructuras del Ayuntamiento, Vicente Pérez Zulueta. La regidora ha recordado que la zona, que constituye la principal comunicación peatonal entre el Casco Histórico y el Ensanche, necesita una reforma 25 años después de su remodelación.

Al acto han asistido también la vicealcaldesa, Ana Belén Castejón; el teniente de alcalde, Manuel Padín; el concejal de Infraestructuras, Diego Ortega; la presidenta de COEC, Ana Correa; el responsable de Hostecar, Juan José López; el presidente de la Cámara de Comercio de Cartagena, Miguel Martínez y representantes de los vecinos de la zona.

“El cambio fundamental que los ciudadanos van a apreciar es la generación de una plaza diáfana y sin obstáculos, que va a tener al peatón como auténtico protagonista”, ha explicado la alcaldesa. Arroyo ha informado de que “los más de 9.000 metros cuadrados en los que vamos a intervenir, quedarán al mismo nivel. Desaparecen bordillos, soterraremos contenedores y concentraremos los puntos de luz en 10 báculos”. Se instalará una fuente de suelo junto al ficus de la actual rotonda, bancos curvos y nuevas papeleras.

La actuación se extiende desde la calle de Carlos III, hasta el cruce de la calle Canales con la calle de La Palma. El espacio entre la calle Ronda y la calle Salitre será totalmente peatonal, aunque se mantiene el tráfico desde la calle Ronda hacia calle de San Juan y desde Salitre hacia calle del Parque, para asegurar todos los flujos actuales de tráfico.

El proyecto tendrá como resultado “una gran plaza, que le da continuidad y permeabilidad al centro histórico de Cartagena”, ha dicho el jefe municipal de Infraestructuras, Vicente Pérez Zulueta. También “dejaremos todo el pavimento a nivel, permitiendo la conexión de la Calle Santa Florentina con la plaza”, ha añadido. 

Será el color del pavimento el que diferencie la zona para paso de vehículos, que estará delimitada por jardineras y quedará marcada por luces LED desde el suelo. Permanece todo el arbolado, incluido el ficus de la rotonda, junto el que se creará la fuente: “Esta tendrá 21 chorros, de hasta 1,5 metros de altura, y permitirá el juego de luces“, ha detallado Pérez Zuleta.

Se renovarán las redes de saneamiento y suministros de agua potable de la zona, que han quedado obsoletas por su antigüedad y deben ampliar su capacidad por la construcción de nuevos edificios, que ha multiplicado el número de usuarios. “Al tener una red de saneamiento unitaria en la zona, actualmete tenemos los colectores con una capacidad limitada ante posibles episodios de lluvias intensas“, ha subrayado Pérez Zulueta para recordar uno de los objetivos de las obras.

El mobiliario será sencillo y los elementos más destacables incluyen bancos curvos, “que han diseñado nuestros ingenieros bajo las zonas de sombra natural, las farolas son de báculo alargado y estrecho para reducir su impacto visual, soterramos contenedores y colocamos nuevas papeleras”, ha informado la alcaldesa.

La obra está valorada en cerca de dos millones de euros y se financia con cargo a las inversiones previstas por el servicio de agua. La empresa Hidrogea realizará la contratación aplicando procedimientos de contratación con competencia y bajo la supervisión de los servicios municipales en todo el proceso de licitación. 

El cálculo inicial es de seis meses para la finalización de las obras, pero los técnicos del Ayuntamiento consideran que puede recortarse sustancialmente. Además, los trabajos van a organizarse para reducir las molestas al mínimo y que durante toda la obra sigan siendo compatibles los usos actuales. El proyecto completo estará supervisado por arqueólogos, siguiendo con la apuesta municipal de respetar e impulsar el patrimonio de Cartagena.

Asimismo, la alcaldesa ha explicado que dentro de dos semanas “queremos exponer el proyecto a los vecinos de la zona y los sectores implicados“. De esta manera, Arroyo, ha recordado que se producirá un encuentro en el que estarán presentes las Concejalía de Comercio, Infraestructuras y Vía Pública, además de los representantes de la zona.