Inicio Diario de Cartagena Más de 200 personas celebraron el Día Mundial de la Religión

Más de 200 personas celebraron el Día Mundial de la Religión












El pasado domingo 15 de enero, miembros de la Comunidad Islámica y de la Comunidad Bahá´í de Cartagena, junto con miembros de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días de la Región de Murcia, se reunieron para conmemorar El Día Mundial de la Religión.

El encuentro, que tuvo lugar en las instalaciones que la Iglesia de Jesucristo tiene en el municipio de los Alcázares, reunió a más de 200 personas de las tres confesiones religiosas, así como a responsables y funcionarios de la Unidad de Inmigración y Cooperación al Desarrollo de la Concejalía de Servicios Sociales del Ayuntamiento de Cartagena. Desde esta Concejalía se viene trabajando de manera colaborativa con las distintas comunidades religiosas presentes en el municipio, con la finalidad de avanzar hacia el reconocimiendo y la  adecuada gestión de la diversidad religiosa de la ciudad.

El propósito de la celebración era proporcionar un entorno de diálogo para poner de manifiesto la declaración de la Asamblea General de las Naciones Unidas, de 20 de octubre de 2010, Resolución 65/5 en la que establece: “Se quiere poner de relieve la necesidad imperiosa de que las distintas confesiones y religiones dialoguen para que aumente la comprensión mutua, la armonía y la cooperación entre las personas y que los imperativos morales de todas las religiones, convicciones y creencias, incluyan la paz, la tolerancia y la comprensión mutua”.

El evento comenzó con una bienvenida y presentación a cargo de la directora de Comunicación de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, seguido de oraciones, videos y actuaciones musicales por parte de los grupos religiosos presentes, con el propósito de darse a conocer. Finalmente, un coro multirreligioso interpretó una versión del Hallelujah de Leonard Cohen.

Tras el evento, un cóctel amenizó el resto de la velada, en la que los asistentes tuvieron la oportunidad de conversar, conocerse mejor y estrechar lazos, acortando así las distancias entre las distintas confesiones.